viernes, 28 de febrero de 2014

La Universitat Jaume I y UBE Grup presentan los resultados del Proyecto de Desarrollo Tecnológico “Diseño institucional para la gestión de la ética y la responsabilidad social en UBE Europa y Latinoamérica”

La gestión de recursos morales como la confianza o la reputación es fundamental para llevar a cabo una actividad como la económica, y ello exige actualmente una mayor concreción de facto. Es decir, para la institución, organización o empresa ya no basta con demostrar que se preocupa por la comunicación, por decir lo que se hace y mostrarse poroso y sensible ante las expectativas y exigencias de los stakeholders, que también. Cada vez es más necesario para éstas establecer e implementar procesos que permitan a los stakeholders alertar, sugerir y/o denunciar de forma sistemática, segura y eficaz los abusos y malas practicas ético-legales en la institución, organización y empresa.
En este sentido, uno de los posibles mecanismos de comunicación que permitan mejorar los procesos participativos de los stakeholders en las distintas instituciones y organizaciones económicas, puede ser el sistema de comunicación whistleblowing de alertas y denuncias de irregularidades, que, dentro de un sistema de ética y cumplimiento como el desarrollado, aplicado e implementado por el grupo de investigación 033 -  Filosofía política y Ética empresarial de la Universitat Jaume I que dirige Domingo García-Marzá a través del Proyecto de Desarrollo Tecnológico  “Diseño institucional para la gestión de  la ética y la responsabilidad social en UBE Europa y Latinoamérica” [13I239.01/1], ayuda a mejorar la transparencia y promover procesos de resolución de conflictos mediante la participación comprometida de los implicados y/o afectados por las acciones y decisiones de la institución y organización.
Tras siete meses de intenso trabajo (septiembre 2013 - marzo 2014), esta estrecha colaboración entre la Universitat Jaume I y UBE Grup (2013-2014), cuyo objetivo ha sido orientar a UBE Grup en la definición y gestión del posicionamiento corporativo frente a la ética, así como diseñar los mecanismos y estructuras necesarias para su cumplimiento, ha permitido la elaboración y desarrollo de diferentes cuestiones, como un procedimiento básico para la gestión de las vulneraciones del Código ético; identificar y definir los principios, valores y normas que UBE Europa considera que deben orientar sus políticas, estrategias y toma de decisiones; desarrollar un sistema de comunicación con el que los stakeholders puedan participar y velar por el cumplimiento de los valores y conductas éticas definidas por UBE Grupdiseñar un comité de ética que permita avanzar en la comunicación y gestión de la ética y la RSE en UBE Grup.

La próxima semana se dará por concluido este Proyecto de Desarrollo Tecnológico  “Diseño institucional para la gestión de  la ética y la responsabilidad social en UBE Europa y Latinoamérica” [13I239.01/1] con la presentación de los resultados alcanzados, aunque con la predisposición de ambas partes de seguir colaborando en el futuro con proyectos conjuntos de este tipo.  

miércoles, 15 de enero de 2014

Seminario de Emanuele Isidori sobre "Filosofía de la educación y ética del deporte"

El Departamento de Filosofía y Sociología de la Universidad Jaume I de Castellón, dentro de las actividades del Máster Oficial en Ética y Democracia, ha programado un seminario sobre "Filosofía de la educación y ética del deporte".

El seminario, que tendrá lugar el próximo jueves 30 de enero a las 16:00, en la la Sala de Grados de la Facultad de Ciencias Humanas y Sociales de la Universitat Jaume I, será impartido por el profesor de la Università degli Studi di Roma Emanuele Isidori, uno de los mayores expertos en la materia.

El profesor Isidori ha escrito varios libros sobre este particular tema, como Filosofía sello sport (2011), Filosofía delle´educaciones sportiva (2012) y El entrenador como educador (2013), así como un considerable número de artículos relacionados [ver].

El seminario está abierto al público en general.





viernes, 13 de diciembre de 2013

Domingo García-Marzá: "Es necesario invertir en una RTVV realmente independiente y democrática"


Tras la polémica suscitada por el cierre de Canal 9, Claustre Obert, el espacio de debate promovido por la Universitat de València y el diario EL PAÍS, reflexionó desde la ética, la antropología, la lingüística, la economía, la política y la historia, sobre las perspectivas de futuro del ente público valenciano.

Nadie defendió el funcionamiento “pervertido” de los últimos años de la radio y la televisión públicas valencianas, pero todos abogaron por su continuidad mediante la asunción de otro modelo, dimensionado, democrático y plural. El fin de las emisiones de RTVV supone una desinversión de futuro en un sector estratégico de creatividad como el del audiovisual. Es el desmontaje de un medio público para beneficiar a otros privados. Es el reflejo de una política que se compadece mal con la realidad de la Comunidad Valenciana. Es la dejación de una educación en valores que la televisión debería promover. Es la culminación de la incompetencia y la estupidez.

Estas fueron algunas ideas fuerza apuntadas en el encuentro en el que también se habló mucho de política. En la mesa de intervinientes se dieron cita Josepa Cucó, catedrática de Antropología; Ángel López, catedrático de Lingüística General; Joan Romero, catedrático de Geografía Humana, y Vicent Soler, decano de la Facultad de Economía, todos ellos de la Universitat de València; y Domingo García Marzá, catedrático de Ética de la Universitat Jaume I de Castellón. El debate estuvo moderado por el delegado de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana, Josep Torrent, y presentado por el rector Esteban Morcillo. Sentada entre el público, estaba la exdirectora general de RTVV, Rosa Vidal, que dimitió de su cargo cuando la Generalitat tomó la decisión de cierre.

Josepa Cucó resaltó “la conjunción de factores que han producido una mudanza corruptora del País Valenciano pervirtiendo su tejido económico, cultural y social”. Angel López planteó si el cierre de RTVV no responde a una estrategia planificada que pasaba “por el hundimiento hace años de Canal 9”, ahuyentando a los jóvenes, que no sienten ningún interés por la programación y por el valenciano. Domingo García Marzá propugnó una televisión realmente “independiente y democrática”, en la que los políticos tengan una participación muy minoritaria. Vicent Soler analizó el fuerte impacto económico del cierre, con el mayor ERE de la Comunidad Valenciana y lamentó la desinversión de futuro. Joan Romero postuló que otra televisión es posible y señaló que el fin de RTVV “no es más que una muestra de tanto desgobierno, de tanto robo, de tanto despilfarro, de tanta inmoralidad, de tanta corrupción, de tanta incompetencia, de tanta estupidez”.

Domingo García-Marzá centró su intervención en el diseño institucional; es decir, en "cómo pensar instituciones –en este caso una televisión pública valenciana- que sean responsables, que sean capaces de responder delante de la opinión pública de aquello que las justifica y las legitima", puesto que de ello depende tanto su existencia como su potencialidad. Desde esta perspectiva, García-Marzá aseveró que es necesario un medio de comunicación audiovisual valenciano por tres razones básicas: por su poder para conformar una cultura democrática y una opinión pública activa y responsable; por su influencia en la cultura, con una lengua y una identidad propia que ha costado mucho vertebral; y, finalmente, por su papel educativo. Por todo ello, García-Marzá argumentó que una inversión de futuro es una inversión en una televisión pública independiente y democrática capaz de fomentar una ciudadanía participativa.











Fuente: El País


martes, 3 de diciembre de 2013

Ética y neurociencias. La aportación a la política, la economía y la educación

Las neurociencias han logrado alcanzar en los últimos años una evidente preponderancia en el ámbito de la investigación científica. La expectación levantada por los avances en neuroimagen, por el hecho de que podemos ya «visualizar» la actividad del cerebro, sumada a la seducción y al magnetismo derivados de su posible manipulación y control, han convertido las neurociencias en un nuevo marco o modelo a seguir para el resto de saberes en cualquier dimensión de la actividad humana. Tanto es así que estamos asistiendo a un auténtico «giro neurocéntrico», más aún, al nacimiento de la «era de la neurociencia» en la que se consolidan nuevas disciplinas que llevan el prefijo neuro-.


Este colectivo pretende examinar desde una perspectiva crítica el avance y los beneficios que aportan las neurociencias en los campos de la ética, la política, la economía y la educación. El objetivo consiste en ahondar en las nuevas posibilidades que ofrecen las neurociencias sin caer en un reduccionismo cientificista. De esta manera, las contribuciones, tanto nacionales como internacionales, que componen este libro buscan ofrecer un conocimiento capaz de fomentar un diálogo interdisciplinar que integre los avances ofrecidos por las neurociencias en la filosofía práctica.

Más información: http://www.tenda.uji.es/pls/iglu/!GCPPA00.GCPPR0002?id_art=1302&lg=CA



martes, 29 de octubre de 2013

Ética crítica para un mundo complejo

Elsa González, 29 de octubre de 2013
La demanda de una reflexión crítica sobre nuestra realidad social, institucional y organizacional no ha dejado de crecer con la entrada en el nuevo siglo. Más bien podemos decir que ésta se ha acentuado no sólo con la petición de análisis interdisciplinares serenos, profundos y rigurosos sino también con la exigencia de orientaciones críticas y plausibles con las que hacer posible de éste un mundo a la altura de las más altas expectativas humanas. Por tanto, como se mostrará a lo largo de estas páginas, que se abran caminos para una auténtica transformación que hagan posible la justicia y la igualdad global.

Con este colectivo, Ética y Gobernanza: un cosmopolitismo para el siglo XXI, se pretende abordar desde una perspectiva ético-política crítica el concepto y desarrollo de la gobernanza así como de los diferentes ámbitos que la configuran en el siglo XXI. Mostrando argumentativamente que lo que está exigiendo a gritos la gobernanza cosmopolita es una ética ciudadana, de las instituciones y de las organizaciones, que nazca de una razón pública deliberativa y que sea capaz luego de volver a orientar el quehacer cotidiano de las instituciones, organizaciones y ciudadanos.

La pregunta que se haga el lector podría ser la siguiente: ¿por qué la gobernanza y no otra categoría como la ciudadanía, el estado, la sociedad civil, las instituciones o las organizaciones privadas? La razón estriba principalmente en que la gobernanza surge en buena medida como respuesta a los problemas de gobernabilidad que estaban enfrentando los Estados-nación y se presenta como una forma de acción colectiva entre las instituciones, las organizaciones y la ciudadanía desde tres ámbitos: el político, el empresarial y el de la sociedad civil. Por tanto, parecía fundamental abordar desde una perspectiva ética qué puede dar de sí esta respuesta que comenzó a darse a mediados de los años noventa y que ya posee un amplio recorrido a sus espaldas. No existen hasta el momento estudios similares al que se plantea y desarrolla la presente obra, lo cual en sí mismo ya es un reto.

Quizás los principales desafíos a los que nos enfrentamos son que las respuestas que se den a los grandes problemas sociales no pueden venir de un enfoque político anclado en la territorialidad sino en enfoques que contemplen al menos tres aspectos. En primer lugar, la entrada de numerosos actores con capacidad de tomar decisiones o de influir en ellas, que no han tenido que pasar necesariamente por la legitimidad democrática. En segundo lugar, la coordinación de intereses y la generación de acción conjunta requieren de una orientación ética compartida que se ha de convertir en exigencia en todos los procesos de acciones colectivas. Esta orientación ética toma la forma de los principios de inclusión, reconocimiento y publicidad. Y en tercer lugar, tiene la aspiración de alcanzar una justicia cosmopolita de carácter moral a través de la acción concertada entre el sector público, el sector privado y la sociedad civil. Estas tres preocupaciones están detrás de cada uno de los capítulos que se presentan en esta obra que pretende ser una reflexión orientadora sobre ellos.

Esta reflexión crítica de las instituciones, de las organizaciones y de la ciudadanía se ha estructurado en tres partes que contienen siete trabajos inéditos. En la primera parte, se ofrece a través de los trabajos de Elsa González Esteban, Domingo García-Marzá y Jesús Conill, una perspectiva ética de la gobernanza a través de tres categorías: el cosmopolitismo, el diseño institucional y la justicia global. Se pretende mostrar en esta parte, por un lado, que la gobernanza en sentido cosmopolita y no sólo la gobernanza política es la que va a permitir comenzar a diseñar una ética pública que cuente con y esté al servicio de las instituciones, las organizaciones y la ciudadanía. En segundo lugar, que su desarrollo tiene que contar con un diseño ético de las instituciones cuya propuesta se explicita. Y, en tercer lugar, que frente a diferentes modelos de justicia global a los que podría tender la gobernanza es necesario que ésta sea de carácter moral y luego político e institucional.

En la segunda parte, la obra se centra en dos actores desde los que generar gobernanza en sentido ético: sociedad civil y ciudadanía. Los trabajos de Ramón A. Feenstra, Sonia Reverter Bañón y Carmen Ferrete Sarria muestran las últimas tendencias desde la gobernanza de la sociedad civil, el género y la educación cívica. El desarrollo de una gobernanza cosmopolita tendente hacia la consecución de la justicia global requiere como se mostrará críticamente en estos tres trabajos de la acción de los agentes e instituciones de la sociedad civil que cooperen en la definición de los caminos a seguir en la concreción de los objetivos comunes. Y en este camino merece una consideración especial la consecución de una transformación igualitaria de la realidad social y una formación y educación cívica cosmopolita. La primera, porque sin dicha transformación el cosmopolitismo que en esta obra se defiende sería irrealizable y, la segunda porque sin una formación que empodere y capacite es prácticamente imposible para algunos actores entrar en las relaciones de gobernanza sin estar en situación de inferioridad.

Finalmente, en la tercera parte, el artículo de John Keane nos ofrece una comprensión de la realidad actual democrática a través de una nueva categoría como es la monitorización que se lleva a cabo desde la sociedad civil a través de la nueva galaxia mediática. Desde aquí asistimos a un componente ético de escrutinio y demanda de rendición de cuentas que sin duda alguna es uno de los temas más acuciantes en las manifestaciones de gobernanza actuales. Poner al servicio de la construcción de una gobernanza cosmopolita los elementos de esta monitorización de la democracia es, sin duda alguna, uno de los retos con los que nos enfrentamos en la actualidad.

Con este estudio por tanto se ha querido avanzar en el conocimiento de la gobernanza más allá de las discusiones y las propuestas que se plantean especialmente desde los ámbitos de la economía, la ciencia política, la sociología, la teoría del diseño institucional, la teoría del desarrollo, la perspectiva feminista, la teoría de las relaciones internacionales, y la educación ciudadana. En definitiva, se ha pretendido abordar tales terrenos desde una perspectiva ética que sitúe la gobernanza al servicio de la transformación ética de las instituciones, de las organizaciones y de los ciudadanos. Buscando al mismo tiempo siempre un diálogo interdisciplinar.

El desarrollo de los trabajos de investigación aquí presentes así como los estudios y las conferencias previas donde se han podido discutir partes de estas propuestas han recibido el apoyo de financiación del Proyecto de Investigación «La responsabilidad social de las organizaciones enun marco global: claves ético-filosóficas de una gobernanza cosmopolita» (P1-1A2007-08) y del Proyecto de Investigación Científica y Desarrollo Tecnológico, «Aportación de la neuroeconomía a la dimensión ética del diseñoinstitucional» (FFI2010-21639-C02-02), financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación y con Fondos FEDER de la Unión Europea, así como de la Generalitat Valenciana a través de las actividades del grupo de investigación de excelencia PROMETEO/2009/085.

Las páginas de este libro, pues, son el resultado de la cooperación de una investigación comprometida con el desarrollo de una gobernanza cosmopolita para el siglo XXI y que pretende aportar visiones con pretensión transformadora de la realidad actual institucional, organizacional y ciudadana. Y donde cuatro instituciones han mostrado que se puede y debe trabajar conjuntamente para que sea posible el avance en propuestas críticas y orientadoras: Universitat Jaume I, Universitat de València, Fundación ÉTNOR y University of Sydney.

Elsa González Esteban
Profesora titular de ética
Universitat Jaume I