miércoles, 30 de noviembre de 2016

Un sistema de ética y cumplimiento para la responsabilidad social universitaria

El comisionado para la Responsabilidad Social Universitaria (RSU) de la Universitat Jaume I, el catedrático de Ética Domingo García Marzá, ha expuesto el Plan RSUJI en las jornadas «Nuevas perspectivas en la gestión de la responsabilidad social en las universidades» que se celebran los días 29 y 30 de noviembre de 2016 en el Edificio de Rectorado de la UJI con la participación de representantes de numerosas universidades españolas que han expuesto las diferentes acciones que están llevando a cabo en el ámbito de la RSU. En el caso de la Universitat Jaume I, García Marzá ha destacado como una de las principales novedades del Plan RSUJI la inclusión de un sistema ético y de cumplimiento que busca garantizar tanto la participación como el seguimiento  y control del plan al incluir la creación de una Comisión de Ética y RSU, la apertura de una línea ética a través de la que puedan plantearse sugerencias, alertas y denuncias, la realización de una Memoria de RSU y la elaboración de un Código Ético.
El Plan RSUJI busca trabajar, según ha explicado el comisionado, «mediante la participación y el  diálogo de todos los agentes implicados en la actividad universitaria: estudiantado, profesorado, personal de administración y sociedad. El objetivo de este plan es hacer una reflexión conjunta, una reflexión institucional acerca de cómo generar credibilidad y confianza en la sociedad que nos legitima. En resumen, cómo tenemos que responder de aquello que se espera de nosotros como universidad, de los impactos o resultados que generamos». 
En su exposición, el catedrático de Ética ha resaltado que en el caso de las universidades la responsabilidad social abarca los ámbitos de la docencia, la investigación, el compromiso social y la propia organización. Así, entiende que resulta necesario que las instituciones de educación superior gestionen sus impactos en la sociedad a través de un compromiso en la transformación social y económica, la oferta de servicios educativos y la transferencia de conocimientos, siguiendo principios de ética, buen gobierno, respeto al medio ambiente y promoción de valores ciudadanos. Respecto a los impactos educativos, para el catedrático, estos pasan por la formación de jóvenes y profesionales, tanto técnica como humana, mientras que los científicos aluden a la  investigación y generación de conocimiento y pensamiento crítico, así como a la Investigación e Innovación Responsable, aspecto que centrará la sesión de las jornadas del miércoles 30 de noviembre. Respecto a los impactos organizativos, tienen relación con la gobernanza, la transparencia  y la participación como organización socialmente responsable.
Cuatro instrumentos de participación y control
El comisionado para la RSU ha explicado cada uno de los instrumentos que integran el sistema para la gestión de la responsabilidad social en la UJI, siendo el primero que se está desarrollando el Código Ético, un documento que recogerá los valores que definen el carácter y la identidad de la universidad, así como las normas que tienen que inspirar la conducta de los miembros de la comunidad universitaria. «Sus funciones radican, desde el punto de vista interno, en servir de punto de referencia para la toma de decisiones y como horizonte de actuación y resolución de conflictos. Y desde el punto de vista externo, en afianzar los pilares sobre los qué construir una buena reputación pública y generar confianza, renovando así el  compromiso social de nuestra universidad». García Marzá ha destacado el esfuerzo realizado para elaborar un Código que cuente con una amplia participación, para lo que se han llevado a cabo grupos de discusión, entrevistas con actores estratégicos y una campaña en línea abierta a toda la comunidad, alcanzando con estas actuaciones la participación de cerca de 400 personas.  
Por lo que respecta a la Memoria de RSU, ha resaltado cómo resulta un instrumento fundamental para el control y seguimiento de la gestión realizada desde el punto de vista de la responsabilidad. Este documento, según el catedrático, «permite responder ante todos los grupo de intereses implicados y afectados por la actividad universitaria de una forma no arbitraria». En la actualidad la mayoría de universidades están realizando esta presentación pública de resultados utilizando la metodología Global Reporting Iniciative (GRI) que será la que utilizará la UJI para presentar en 2017 la memoria sobre los resultados de 2016, poniendo además en relación los indicadores GRI con los del Pacto mundial de las Naciones Unidas y con los de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. 
La UJI será además pionera en la implantación de una Línea Ética,  un canal para la comunicación de alertas, sugerencias y denuncias de incumplimiento del Código Ético. «Estamos ante un canal de participación derivado del hecho elemental de que una cultura ética comporta la implicación de los estudiantes, profesores y personal de administración en la alerta, prevención y detección, de situaciones y conflictos  de intereses que puedan dar lugar a incumplimientos que dañan la convivencia y la reputación de la universidad. No podemos hablar de responsabilidad si no es compartida, siempre es corresponsabilidad», ha afirmado. 
Por lo que respecta al Comité de Ética y Responsabilidad Universitaria, el comisionado ha destacado su importancia «como instrumento de participación y diálogo». Entre sus funciones se encontrarán promover y asesorar en aquellos temas relacionados con la aplicación del Código Ético, así como recibir y gestionar las sugerencias y denuncias de irregularidades que se planteen a través de la Línea Ética. En definitiva, se tratará del órgano encargado del seguimiento y control del Sistema de RSU, así como del impulso de la ética y el cumplimiento.  

sábado, 26 de noviembre de 2016

Jornadas de RSU en la Universitat Jaume I

El proyecto RSUJI será presentado por el comisionado en el marco de las Jornadas «Nuevas perspectivas en la gestión de la responsabilidad social en las universidades» que se celebrarán los días 29 y 30 de noviembre en la UJI y que contarán con la participación de académicos y responsables de gobiernos de diferentes universidades españolas. Las jornadas pretenden abrir un espacio de reflexión sobre cómo se está aplicando la responsabilidad social en los campus y cuáles son las mejores y más novedosas prácticas en este campo. En este sentido, se prestará una especial atención a la gestión de la investigación e innovación responsables como el aspecto más emergente de la responsabilidad social de las universidades.
El objetivo del Plan RSUJI es hacer una reflexión conjunta, una reflexión institucional sobre cómo generar credibilidad y confianza en la sociedad que legitima la universidad. Se trata de responder de aquello que se espera de la UJI como universidad, de los impactos y resultados que genera. El Plan RSUJI implica la puesta en marcha de una serie de herramientas que proporciona la Responsabilidad Social Universitaria para que todas las universidades que quieran gestionar esta tarea lo hagan de una manera completa, comparable y verificable. Esta metodología compartida es fundamental en todo proceso de internacionalización. De las 81 universidades españolas, 39 disponen ya de algunas de estas herramientas. El Plan RSUJI reúne estas herramientas que están empleando las universidades en todas partes para integrarlas en un novedoso sistema para la gestión de la calidad ética de la organización.




viernes, 25 de noviembre de 2016

Cerca de 400 personas participan en la campaña para la elaboración del Código Ético de la Universitat Jaume I

La Universitat Jaume I ha cerrado la campaña abierta a toda la comunidad universitaria para la realización de su Código Ético con la participación de cerca de 400 personas entre las 384 que han respondido al cuestionario en abierto, las 14 entrevistas en profundidad realizadas a agentes estratégicos y los 84 representantes de los diferentes grupos de intereses que han participado en los siete grupos de discusión realizados. El objetivo del Código Ético es recoger los valores que definen el carácter y la identidad de la Universitat Jaume I, así como las normas que tienen que inspirar la conducta de sus miembros.
Las diferentes acciones desarrolladas han tenido como objetivo recoger las opiniones y sensibilidades de las personas que conforman la universidad abriendo canales de diálogo con el fin de hacer partícipe a toda la comunidad universitaria de la elaboración del Código Ético. Este código representa el primer paso del Plan de Responsabilidad Social Universitaria RSUJI que se desarrollará mediante un innovador sistema integrado de gestión de la Responsabilidad Social Universitaria (RSU) que incluye, además del Código Ético, la realización una memoria de RSU, la creación de un Comité de Ética y la apertura de una Línea Ética. El Plan RSUJI, que fue presentado al Claustro el pasado 13 de junio, se enmarca en el Plan Estratégico 2018 de la UJI y está coordinado por el comisionado del rector para el Desarrollo de la RSU, el catedrático de Ética Domingo Garcia Marzá.

viernes, 11 de noviembre de 2016

Bioética al final de la vida: las voluntades anticipadas

I Jornada sobre voluntades anticipadas


“Bioética al final de la vida: las voluntades anticipadas”



Mª Desamparados Bernat Adell y Patrici Calvo

Castellón, 24 de noviembre de 09:00 a 13:00h

Salón de Grados
Universitat Jaume I de Castellón




                            


viernes, 28 de octubre de 2016

La UJI solicita la colaboración de la comunidad universitaria en la elaboración de su código ético


La Universitat Jaume I inicia una campaña participativa abierta a toda la comunidad universitaria para la realización de su Código Ético, documento que se está desarrollando en el marco del Plan de Responsabilidad Social Universitaria de la UJI. El objetivo del Código Ético es recoger los valores que definen el carácter y la identidad de la Universitat Jaume I, así como las normas que tienen que inspirar la conducta de sus miembros. Para recoger las opiniones y sensibilidades de las personas que conforman la universidad se han establecido una serie de acciones de participación y diálogo que incluyen el lanzamiento de un cuestionario en línea con el cual se invita a toda la comunidad universitaria a colaborar en la definición del Código Ético. Además, se realizarán 14 entrevistas en profundidad a agentes estratégicos y se celebrarán siete grupos de discusión con un total de 84 representantes de los diferentes grupos de intereses.
La elaboración del Código Ético es el primer paso de Plan RSUJI que se desarrollará mediante un innovador sistema integrado de gestión de la Responsabilidad Social Universitaria que incluye, además del Código Ético, la realización una memoria de RSU, la creación de un Comité de Ética y la apertura de una Línea Ética. El Plan RSUJI, que fue presentado al Claustro el pasado 13 de junio, se enmarca en el Plan Estratégico 2018 de la Universitat Jaume I y está coordinado por el comisionado del rector para el Desarrollo de la RSU, el catedrático de Ética Domingo Garcia Marzá.
El objetivo de este plan es hacer una reflexión conjunta, una reflexión institucional sobre cómo generar credibilidad y confianza en la sociedad que legitima la universidad. Se trata de responder de aquello que se espera de la UJI como universidad, de los impactos y resultados que genera. El Plan RSUJI implica la puesta en marcha una serie de herramientas que proporciona la Responsabilidad Social Universitaria para que todas las universidades que quieran gestionar esta tarea lo hagan de una manera completa, comparable y verificable. Esta metodología compartida es fundamental en todo proceso de internacionalización. De las 81 universidades españolas, 39 disponen ya de algunas de estas herramientas. El Plan RSUJI reúne estas herramientas que están empleando las universidades en todas partes para integrarlas en un sistema para la gestión de la calidad ética de la organización.





miércoles, 26 de octubre de 2016

Turismo ético y responsable

24/10/2016 Domingo García-Marzá
Que la ética pueda llegar a convertirse en un factor de innovación empresarial, en un activo para la empresa y, en nuestro caso, para los agentes que conforman la actividad turística, cuesta a veces entender. Mucha gente piensa que la ética se dedica solo a decirnos lo que no debemos hacer, lo que está mal. De acuerdo, esa es también su función, pero no la principal. La aportación de la ética se convierte en un aspecto clave de nuestra empresa o actividad, de nuestro quehacer diario, cuando nos percatamos que hacer las cosas bien, actuar de acuerdo a lo que se espera de nosotros como administración, municipio o empresa, es el generador más importante de credibilidad, reputación y confianza. En un mundo global, en un sector tan complejo e importante como el turismo, ignorar esta capacidad, este recurso disponible e inagotable, es, sencillamente, una majadería.
La necesidad de regular la actividad global llevó a la Organización Mundial del Turismo (OMT) en 1999 a presentar su Código Ético Mundial para el Turismo como un marco fundamental de referencia, para un turismo responsable y sostenible. Se trata de diez principios que abarcan los componentes económico, social, cultural y ambiental de los viajes y el turismo y cuya finalidad es definir qué significa “hacer las cosas bien”.
Su reconocimiento dos años después por las Naciones Unidas alentó a la OMT a promover el cumplimiento real de sus disposiciones. Aunque el Código no es jurídicamente vinculante, incorpora un mecanismo de aplicación voluntaria a través de su reconocimiento del papel del Comité Mundial de Ética del Turismo, al que las partes pueden remitir cualquier cuestión relativa a la aplicación e interpretación del documento. Pero lo curioso es que leemos en el documento que va dirigido a gobiernos, empresas, comunidades y turistas por igual, y su objetivo es “ayudar a maximizar los beneficios del sector, minimizando sus consecuencias negativas para el medio ambiente, el patrimonio cultural y las sociedades del mundo”. Hemos empezado hablando de ética y acabamos hablando de maximizar beneficios. ¿Para eso sirve la ética? 
La respuesta es afirmativa si entendemos que el beneficio que esperamos lograr, el bien que se espera aporte la actividad turística, es y debe ser compartido. Por supuesto que está la cuenta de resultados, pero en el mismo nivel que el desarrollo económico, social y medioambiental del territorio. Por eso hablamos de un turismo responsable y sostenible. Solo si todos salen beneficiados con la actividad turística: trabajadores, empresarios, municipios, turistas, vecinos, patrimonio natural y cultural, etc. podremos generar credibilidad y confianza. 
Conscientes de que no podíamos perder esta oportunidad, la Agencia Valenciana de Turismo se adhirió al CEMT, comprometiéndose a respetar, promover y asumir los valores del Código en sus estrategias, así como a impulsar estos compromisos, esta manera de ser y actuar, en los agentes del sector. 
El Secretario Autonómico de Turismo hablaba en ese acto del gran reto y de la responsabilidad que asumían, pero también de la ocasión que teníamos para caracterizar nuestra actividad turística desde el respeto, la inclusión y la hospitalidad. Un reto y una oportunidad que no lograremos si no es a través de la coordinación y colaboración de todos los actores implicados. Responsabilidad es siempre co-responsabilidad. 
En este impulso a un turismo ético y responsable colabora la UJI, con el encargo de elaborar una adaptación del CEMT al sector valenciano. Un documento, fruto de la participación de los agentes, y que requerirá su compromiso público para su desarrollo. Comenzaremos este año con la firma pública de las empresas que crean que hacer las cosas bien no es un pasivo, sino la clave para la competitividad y la innovación. Un primer paso, para convertir la Ética y la Responsabilidad Social en un rasgo básico de nuestro turismo capaz de generar confianza y diferenciar nuestra oferta.


martes, 25 de octubre de 2016

Hospitalidad: turismo ético y responsable del territorio

La estrategia turística del gobierno valenciano, a través de la Agencia Valenciana de Turismo de la Generalitat Valenciana, encuentra un excelente aliado en la colaboración institucional de las universidades públicas valencianas, generadoras de conocimiento e innovación en materias relacionadas con el sector turístico.

Como consecuencia de dicha colaboración se ha organizado un ciclo de jornadas en el territorio, que tiene como objeto incorporar la participación de actores locales en diversas iniciativas que están llevando a cabo la Agencia Valenciana de Turismo y varias universidades valencianas. El desarrollo de un proyecto que pretende crear, fomentar y divulgar productos turísticos basados en la riqueza paisajística (Universitat de València); el impulso del turismo ético y responsable entre los agentes turísticos valencianos (Universitat Jaume I de Castelló); y la planificación estratégica aplicada al sector turístico de la Comunitat Valenciana (Universitat d’Alacant) son los temas seleccionados 


En la mañana de hoy martes 25 de octubre, el CdT de Torrevieja acogió la jornada “Paisaje, ética y planificación turística en la Comunitat Valenciana”. El acto estuvo organizado por la Agencia Valenciana de Turismo y la Universidad de Valencia en el marco del convenio de colaboración suscrito en 2016 para el fomento de la investigación y la innovación en el sector turístico valenciano. 

En ella han participación el Dr. Jorge Hermosilla de la Universidad de Valencia con la ponencia "Hacía una nueva relación entre paisaje y turismo", el Dr. Armando Ortuño Padilla de la Universidad de Alicante con la ponencia "Hacia una nueva estrategia turística de la comunidad Valenciana", y el Dr. Patrici Calvo de la Universitat Jaume I de Castelló con la ponencia "Hospitalidad: turismo ético y responsable del territorio", donde habló sobre la aplicación e implemementación del Código Ético Mundial de la OMT a través de diferentes acciones: la concreción de los valores que constituyen la identidad, el carácter, del sector turístico valenciano, así como las normas y los compromisos vinculados con ellos; el diseño de una línea ética que sirva tanto para informar y/o alertar sobre posibles violaciones del código ético como para proponer sugerencias de mejora; y la elaboración  de un programa de formación y concienciación del código ético para la administración pública, los ayuntamientos y las empresas del sector. Todo ello con el objetivo de promover y fomentar un desarrollo ético y responsable del sector turístico valenciano.









viernes, 21 de octubre de 2016

Paisaje, ética y planificación turística


El Ayuntamiento de Morella acoge hoy viernes 21 de octubre de 2016 la jornada Paisaje, ética y planificación turística en la Comunitat Valenciana, impulsada desde las universidades valencianas, entre ellas la UJI, y la Agencia Valenciana de Turismo.


Estas jornadas, que se han celebrado anteriormente en Cofrentes, Segorbe, Cullera, Xàbia, Sagunto, Villena y Benicàssim a lo largo del este mes de octubre, serán inauguradas por el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, y contará con conferencias de expertos en la materia. Entre ellas destaca la del catedrático de ética de la Universitat Jaume I, el Dr. Domingo García Marzá, quien tratará la hospitalidad y el turismo ético y responsable en el territorio, y del catedrático de Geografía (análisis geográfico regional)  y vicerrector de participación y proyección territorial, el Dr. Jorge Hermosilla Pla.