Domingo García-Marzá: "Es necesario invertir en una RTVV realmente independiente y democrática" Ir al contenido principal

Destacados

Social Street Castelló, nuevas formas y espacios de relacionalidad

Tras crear un grupo cerrado de Facebook para los vecinos, el Grupo San José Obreroy la Plaza Pintor Sorrolla de Castellón se han convertido en los primeros vecindarios adheridos al movimiento Social Street Castellón. 

Social Street es un movimiento ciudadano surgido en las calles de la ciudad de Bolonia (Italia) durante el mes de noviembre de 2013. Desde sus inicios, el objetivo del movimiento Social Street ha sido la socialización del vecindario a través del fomento de relaciones interpersonales que permitanconocer los intereses y las necesidades cotidianas de la gente, compartir experiencias e inquietudes con la gente que vive en deredor, llevar a cabo actividades con un interés mutuo, cooperar en el desarrollo y mejora del vecindario, solucionar problemas de distinta índole, hablar, tomar café, intercambiar puntos de vista, etcétera.... En definitiva, para crear espación de relacionalidad urbana en un mundo cada vez más atomizado, desencarnado e digitalizado.

Como parte del movimient…

Domingo García-Marzá: "Es necesario invertir en una RTVV realmente independiente y democrática"


Tras la polémica suscitada por el cierre de Canal 9, Claustre Obert, el espacio de debate promovido por la Universitat de València y el diario EL PAÍS, reflexionó desde la ética, la antropología, la lingüística, la economía, la política y la historia, sobre las perspectivas de futuro del ente público valenciano.

Nadie defendió el funcionamiento “pervertido” de los últimos años de la radio y la televisión públicas valencianas, pero todos abogaron por su continuidad mediante la asunción de otro modelo, dimensionado, democrático y plural. El fin de las emisiones de RTVV supone una desinversión de futuro en un sector estratégico de creatividad como el del audiovisual. Es el desmontaje de un medio público para beneficiar a otros privados. Es el reflejo de una política que se compadece mal con la realidad de la Comunidad Valenciana. Es la dejación de una educación en valores que la televisión debería promover. Es la culminación de la incompetencia y la estupidez.

Estas fueron algunas ideas fuerza apuntadas en el encuentro en el que también se habló mucho de política. En la mesa de intervinientes se dieron cita Josepa Cucó, catedrática de Antropología; Ángel López, catedrático de Lingüística General; Joan Romero, catedrático de Geografía Humana, y Vicent Soler, decano de la Facultad de Economía, todos ellos de la Universitat de València; y Domingo García Marzá, catedrático de Ética de la Universitat Jaume I de Castellón. El debate estuvo moderado por el delegado de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana, Josep Torrent, y presentado por el rector Esteban Morcillo. Sentada entre el público, estaba la exdirectora general de RTVV, Rosa Vidal, que dimitió de su cargo cuando la Generalitat tomó la decisión de cierre.

Josepa Cucó resaltó “la conjunción de factores que han producido una mudanza corruptora del País Valenciano pervirtiendo su tejido económico, cultural y social”. Angel López planteó si el cierre de RTVV no responde a una estrategia planificada que pasaba “por el hundimiento hace años de Canal 9”, ahuyentando a los jóvenes, que no sienten ningún interés por la programación y por el valenciano. Domingo García Marzá propugnó una televisión realmente “independiente y democrática”, en la que los políticos tengan una participación muy minoritaria. Vicent Soler analizó el fuerte impacto económico del cierre, con el mayor ERE de la Comunidad Valenciana y lamentó la desinversión de futuro. Joan Romero postuló que otra televisión es posible y señaló que el fin de RTVV “no es más que una muestra de tanto desgobierno, de tanto robo, de tanto despilfarro, de tanta inmoralidad, de tanta corrupción, de tanta incompetencia, de tanta estupidez”.

Domingo García-Marzá centró su intervención en el diseño institucional; es decir, en "cómo pensar instituciones –en este caso una televisión pública valenciana- que sean responsables, que sean capaces de responder delante de la opinión pública de aquello que las justifica y las legitima", puesto que de ello depende tanto su existencia como su potencialidad. Desde esta perspectiva, García-Marzá aseveró que es necesario un medio de comunicación audiovisual valenciano por tres razones básicas: por su poder para conformar una cultura democrática y una opinión pública activa y responsable; por su influencia en la cultura, con una lengua y una identidad propia que ha costado mucho vertebral; y, finalmente, por su papel educativo. Por todo ello, García-Marzá argumentó que una inversión de futuro es una inversión en una televisión pública independiente y democrática capaz de fomentar una ciudadanía participativa.











Fuente: El País


Comentarios